Expo92Sevilla.com

Web de la Exposición Universal de Sevilla 1992

La Junta protege el legado de la Expo

Diario de Sevilla – 7/1/2008
R.S.

La Consejería de Cultura inscribe en el Catálogo del Patrimonio Histórico los pabellones de España, Andalucía, Finlandia, Francia, Hungría y la Navegación y anuncia que habrá más iniciativas en este sentido

La Consejería de Cultura ha inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bienes de Catalogación General, de manera colectiva, seis pabellones de la Exposición Universal celebrada en Sevilla en 1992; concretamente los edificios que se alzan en la isla de la Cartuja y que representaron a España, Andalucía, Hungría, Francia y Finlandia y el pabellón temático dedicado a la Navegación. La medida, no obstante, es sólo el preludio de una “más amplia” catalogación del legado de la Expo 92.


Según una orden firmada por la consejera de Cultura, Rosa Torres, y publicada ayer en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), el procedimiento incoado hace meses por la Dirección General de Bienes Culturales para la inscripción de estos edificios en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz ha finalizado con su protección como Bienes de Catalogación General, “de manera colectiva”.

La Junta justifica la catalogación de estos pabellones, “a pesar del escaso lapso de tiempo transcurrido” desde su construcción, alegando que las edificaciones están “perfectamente estabilizadas en el imaginario de Sevilla, alcanzándose una visión patrimonial para esa arquitectura”.

Gracias a esta catalogación, según reza en el documento, “se sientan bases para una más amplia catalogación en el ámbito de la sevillana isla de la Cartuja, con arreglo a las posibilidades que oferta la legislación de Patrimonio Histórico”. En ese sentido, la orden firmada por Torres apunta a las futuras catalogaciones a partir de “inmuebles que ya la crítica ha reconocido por sus aportaciones estéticas, por la eficacia de su diseño arquitectónico o por las soluciones o depuración técnica de su ejecución, además de ser en muchos casos significativas obras de autor”.

La orden reserva un extenso párrafo para el pabellón de Hungría, restaurado en 2001 bajo la supervisión del arquitecto Enrique Morales Méndez y antaño pabellón de la Energía Viva bajo la gestión del Grupo Expo-An. Señala el documento que la Delegación provincial de la Consejería de Cultura ya resolvió en su momento las alegaciones formuladas por la compañía Atymsa Nuevas Tecnologías S.L en cuanto a un posible traslado del conjunto arquitectónico de la finca primigenia de la calle Marie Curie.

En ese sentido, la Consejería de Cultura se ampara en los informes técnicos emitidos por su Dirección General de Bienes Culturales y el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, adscrito a dicha Consejería, abogando por el “mantenimiento sin traslado” del pabellón dentro del citado procedimiento de catalogación. A tal efecto, el 24 de noviembre de 2008 se habilitó un nuevo trámite de diez días para dar lugar a nuevas alegaciones de Atymsa Nuevas Tecnologías S.L., que el 3 de diciembre solicitó la ampliación de este segundo periodo de alegaciones.

No obstante, tal petición le fue denegada y la empresa aprovechó el periodo de alegaciones para declarar su supuesta “indefensión” ante el procedimiento administrativo por “no poder ser asistida por expertos y por no poder haber visto completo el expediente”, si bien la Consejería de Cultura rechaza “de plano” tales argumentos en esta orden definitiva recordando los dos trámites de audiencia concedidos a Atymsa Nuevas Tecnologías S.L. y que “en cualquier momento del procedimiento pudo acceder al expediente si lo hubiera

Anuncios

7 enero, 2009 Posted by | Noticias | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Un mar de 8.000 luces será el eje del Centro de Navegación

Diario de Sevilla – 21/9/2007
Noelia Márquez

Un mar de 8.000 puntos luminosos (LED) será el eje del Centro de la Navegación, el futuro museo naval que abrirá sus puertas en otoño de 2009, cuando culminen las reformas en el pabellón del mismo nombre de la Exposición de 1992.

Pabellon de la Navegacion

El anteproyecto para el futuro espacio museístico prevé tres plantas que albergarán una exposición permanente –el mar de luces– en el nivel superior; zonas de tiendas y restauración en la entreplanta; y un área para congresos y exposiciones temporales ubicada en la planta baja. General de Producciones y Diseño (GPD) es la empresa ganadora del concurso público que abrió Agesa. La apuesta es crear un espacio que combina el espectáculo y la exposición.

“Será muy espectacular porque crearemos la mayor instalación de puntos LED”, explicó ayer Boris Micka, director artístico de la firma adjudicataria. Los puntos luminosos en movimiento simularán a una ola, que perderá al espectador como si de un laberinto se tratara. En cada recodo de este mar, el visitante encontrará zonas expositivas que abordarán la historia naval y vida de sus protagonistas. “Planteamos la navegación como un estado de la mente, un viaje en el que te pierdes, surgen las dudas sobre la llegada, e invita a la reflexión”, comentó Micka.

La presidenta de la sociedad estatal, Carmen Rodríguez, recordó ayer que este proyecto es el resultado de dos años de trabajo y supone para Agesa una inversión de nueve millones de euros. Para la dotación de los contenidos museísticos se destinarán más de 4,2 millones de euros. El resto de la inversión, 4,8 millones, es el coste de la remodelación que requiere el Pabellón de la Navegación para transformarse en museo. El arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra, autor del pabellón de la Exposición Universal, se encargará de las reformas del edificio, que previsiblemente comenzarán en marzo del próximo año. “Lo primero en resolver es el acceso al edificio porque en la Expo se configuró la entrada al pabellón de la Navegación por la orilla del Guadalquivir. Se construirá una nueva entrada más apropiada para un centro expositivo de primera magnitud. Una pasarela introducirá al visitante al museo”, explicó Micka. Los responsables del anteproyecto prevén que el Centro de la Navegación acogerá, al menos, a 75.000 visitas cada año.

La exposición permanente del museo ocupará 2.630 metros cuadrados en la planta superior y tendrá cuatro bloques temáticos. Tras cruzar el mar de luces sobre una superficie de 1.200 metros cuadrados, el visitante se adentrará en una zona de divulgación sobre las técnicas y la ciencias de la ingeniería naval a lo largo de la historia. Los avances en el campo de la navegación en el paso de los siglos se explicarán mediante maquetas, grafismos y elementos interactivos.

Un tercer espacio expositivo también tendrá un carácter interactivo a modo de un barco de vela desguazado donde el espectador podrá conocer de cerca los distintos elementos de una nave. A continuación, bajo el título Un mismo mar… pero distintos ojos, el Centro de la Navegación mostrará las formas de navegar en otras civilizaciones y épocas. “Aunque las motivaciones para echarse a la mar son comunes a toda la humanidad, las formas de comprender la inmensidad de los océanos son muy distintas en cada cultura”, se explica en el anteproyecto del Centro de la Navegación. La planta superior del futuro museo se completa con la mediateca y la biblioteca, abierta al público en general.

La entreplanta del edificio estará destinada a usos de restauración y tiendas. La cafetería tendrá una ubicación privilegiada ante un mirador con vistas al Guadalquivir y Sevilla. “Este servicio está pensado para los visitantes del museo y para todos los trabajadores del entorno en La Cartuja”, añadió el director artístico. La cafetería compartirá funciones de biblioteca y facilitará lecturas sobre navegación, que se podrán adquirir en la zona comercial. La planta baja del Centro de la Navegación albergará los congresos y las exposiciones temporales. Mediante unas separaciones móviles insonorizadas este espacio se organizará en función de las necesidades de cada evento y dispondrá de sala técnica, aseos independientes al museo y almacén. Esta zona, con una distribución diáfana y de fácil acceso, también tendrá funciones como sala para las exposiciones temporales.

La planta baja se completa con una plaza, que se organizará en torno a una escultura que será el icono del museo y simbolizará la epopeya oceánica.

La escultura se abrirá paso sobre las demás plantas del edificio hasta alcanzar el nivel superior, donde se ubica la exposición permanente. De esta manera, este símbolo de los primeros viajes a través del Atlántico será visible desde las diferentes alturas y perspectivas del edificio.

La remodelación del Pabellón de la Navegación permitirá además la construcción de una terraza exterior en la explanada del Puerto de Indias. Los creadores del anteproyecto esperan que este espacio se convierta en una de las zonas de ocio más atractivas de Sevilla.

La presidenta de Agesa recordó que, además del pabellón, se recuperará la torre Schindler como espacio expositivo donde se mostrará la evolución del río Guadalquivir desde 1492 a medida que el visitante asciende.

La réplica de la nave Nao Victoria, propiedad de Agesa, se sumará al conjunto del museo naval como pieza itinerante.

21 septiembre, 2007 Posted by | Noticias | , , , , | Deja un comentario